domingo, 20 de noviembre de 2011

CUENTOS RELACIONADOS CON "CASAS"

Los piratas en casa
Mi abuelo era marino. Su casa estaba llena de recuerdos. Me gustaba ir a su casa y que me contara historias. Lo que mas me gustaba era un velero encerrado en una botella. Una noche me desperté y sin saber como me encontré con la botella del barco en la mano y delante de la pila de la cocina. Cuando di el grifo estalló una tormenta que el barco resistió, de pronto me di cuenta de que era un barco pirata. Los piratas salieron de la botella en sus botes y su capitán empezó a dar ordenes. Saltaron de un mueble a otro y trepaban por los cables de los electrodomésticos, Saquearon toda la casa: monederos, cristalería, cubiertos, relojes, etc. Mi abuelo se despertó, al oírlo los piratas volvieron corriendo a su barco y yo lo coloque en su sitio. Mi abuelo no me regañó, parecía como si lo supiera todo.



Puff, el elefante que no tenía casa.
A Puff no le gustaba la selva porque cuando llovía o hacía frío no tenía una casa donde meterse. Por eso se fue a buscar una. Andando, andando llegó al bosque y se encontró con un caracol y le preguntó como podía hacer una casa, el caracol le explicó que no podía ayudarle porque el nacía con su casa puesta. Después se encontró con un pájaro que le enseñó como se hacía un nido. Tardó mucho y le costó mucho trabajo, cuando acabó y se metió dentro el nido se aplastó, la rama se rompió y se pego un golpazo. Siguió andando y se encontró un conejo, este le enseñó su madriguera y el elefante empezó a hacerse una. Cuando empezó a escarbar y a sacar tierra y rocas, toda la montaña tembló y los demás animales fueron a pedirle que parará, la montaña se hundía. Después se encontró con un hombre que le llevó al pueblo, allí entre todos le hicieron una casa, el a cambio ayudaba a los hombres con su gran fuerza.



La casa de los muñecos de pan.
La señora Remedios hacía muñecas de trapo muy bonitas y con el pelo de lana. También iba a la montaña a buscar seta, un día, con la cesta ya llena, olió a pan recién hecho y al seguirlo, llegó a una casita que estaba en un claro del bosque. Llamó y merendó un pan riquísimo y habló mucho con la señora de la casa que vivía sola, se llamaba Lucía y quería tener compañía, se hicieron muy amigas y la invitó a quedarse a vivir con ella. Remedios, que estaba harta de vivir en la ciudad, aceptó. Se fue a recoger las muñecas que más quería y regaló las demás, cerró su casa de la ciudad y se fue a vivir con Lucía. Aprendió a hacer panes, barras, bollos, etc. Un día se le ocurrió hacer muñecos de pan. Los hizo sonrientes y con los brazos abiertos, todo el mundo quería comprarlos y Lucía y Milagros iban vendiendo su pan por los mercadillos de los pueblos cercanos. A su casa la llamaron desde entonces "La Casa de los Muñecos de Pan"
Valentina Cruz (Teide).



La Zarevna Belleza Inextinguible.
Hace mucho tiempo un famoso Zar iba viendo como envejecía y esto le preocupaba, un día tuvo un sueño, la Zarevna Belleza Inextinguible que gobernaba en algún desconocido y lejano lugar, tenía bajo la almohada un frasco de agua de la vida, si bebía de ese frasco rejuvenecería treinta años. Cuando se despertó pregunto a sus consejeros y ninguno sabía donde se hallaba ese lugar, sus hijos se ofrecieron para ir a buscarlo. Partieron al día siguiente, el pequeño se fue por un camino y los demás por otro, los mayores se encontraron con un anciano que les preguntó donde iban, le contestaron de mala manera y siguieron su camino, mas adelante se encontraron perdidos y preguntaron a otro anciano que encontraron, este les explicó cual era el camino pero les advirtió que tendrían que cruzar tres ríos, en el primero los barqueros les cortarían un brazo, en el segundo el otro y en el tercero la cabeza. Los hermanos pensaron que era una tontería arriesgarse y se instalaron en una gran tienda comiendo y bebiendo hasta que llegara su hermano.
El pequeño se encontró con el mismo anciano y le explicó donde iba, este agradecido, le dice que tiene que volver y elegir el caballo mas brioso y pedirle a su padre su espada para poder vencer los peligros del camino. Cabalgó durante mucho tiempo hasta que encontró una cabaña sobre una gran pata de gallina de la bruja Baba Yaga. Esta le explicó lo de los tres ríos y que tendría que luchar para poder escapar de los barqueros. Le fueron pasando los ríos y cuando intentaron cortarle los brazos y la cabeza tuvo que luchar y matar a algunos para poder seguir su viaje. Se encontró con un gigante que no le dejo pasar, viendo que sería imposible vencerle se interno en el bosque y una vieja que vivía en una cabaña le dio unas hierbas, debía encender un fuego y arrojar las hierbas cuidando que el humo fuera hacía el gigante que se debilitaría, cuando le hubiera vencido tenía que quitarle una pelota que al arrojarla ante el le llevaría hasta donde se encontraba el elixir. Llegó a robarlo de debajo de la almohada de la Zarevna y al ir a cogerlo se quedo prendado de su belleza. Cogió el frasco y salió huyendo en su corcel, la Zarevna le persiguió y le atravesó con su espada. Pero se enamoró de el y con el agua de la vida le curó y le dijo que iría a buscarlo a su reino. El volvió para llevar a su padre el agua, cuando se encontró con sus hermanos y les contó la historia, le robaron el frasco y le dejaron abandonado.
Después de muchas aventuras logró llegar a su casa justo cuando la Zarevna iba a buscarle, se aclaró todo y los hermanos fueron expulsados del reino y ellos vivieron felices para siempre.






HERMANITO Y HERMANITA.
Eran dos hermanos que desde que se habían quedado huérfanos eran muy desgraciados ya que su madrastra los maltrataba y decidieron irse de casa. Anduvieron mucho tiempo hasta que se internaron en un inmenso bosque, tenían mucha sed y por fin encontraron una fuente, pero la madrastra, que además era una bruja, había hechizado todas las fuentes. Cuando ya iban a beber la niña oyó un murmullo del agua que decía: "Quien me beba se convertirá en tigre". Sujetó a su hermano justo a tiempo. En la siguiente pasó lo mismo solo que la fuente decía: "Quien me beba se convertirá en lobo", la niña también lo sujetó pero en la siguiente no le dio tiempo y el niño se convirtió en un corzo. Le consoló y siguieron andando por el bosque, encontraron una pequeña casita con la puerta abierta y se instalaron en ella, la niña salía todas las mañanas a buscar comida para ella y para el corzo y vivían felices con la única pena de no saber cuanto duraría el hechizo.
Un día el rey salió de caza y el bosque se llenó de ladridos de perros y de llamadas de los cazadores y sus cuernos. El corzo pidió a su hermana que lo dejará salir, ella no quería pero al final la convenció. Le dijo: "Cuando vuelvas me tienes que decir: Hermanita déjame entrar". El corzo se paso el día huyendo de los cazadores y cuando anochecía volvió y le dijo a su hermana las palabras para que le abriera. Le contó lo bien que lo había pasado esquivando a los cazadores y al día siguiente hizo lo mismo. Todos los cazadores estaban ansiosos por dar al pequeño corzo e intentaron acorralarle, uno consiguió herirle en una pata, aprovechando que corría menos, le siguió y le oyó decirle a su hermana que le abriera la puerta de la casita. Se lo contó al rey. Al día siguiente el corzo que se había repuesto, salió de nuevo y le persiguieron, cuando se estaba haciendo de noche, el rey le dijo al cazador que le llevase a la casita, llegaron y el rey dijo:"Hermanita déjame entrar". La joven abrió la puerta y se encontró con el rey en vez de con su hermano, el rey se prendó de su belleza y le pidió que se casase con ella, le puso como condición que tenían que llevarse al corzo con ellos, el rey acepto y se fueron a palacio, hicieron los preparativos y se casaron poco después y vivieron felices para siémpre.
Segunda parte.
La malvada madrastra se enteró de que se había casado con el rey y empezó a planear como hacerlos desgraciados. Cuando la reina tuvo un hijo y aprovechando que el rey se había ido de caza, la bruja adopto el aspecto de una sirvienta del palacio y la dijo que iba a darla un baño, la llevo a donde estaba la bañera y la encerró. La bruja tenía una hija muy fea y con un sólo ojo, le dio la apariencia de la joven reina pero no pudo arreglar lo del ojo, le dijo que se acostara de lado para que el rey no se diese cuenta del engaño. La sirvienta convenció al rey de que no corriera las cortinas porque la reina estaba cansada. Había una niñera que velaba al niño por las noches, la reina salía de su encierro a dar de mamar al niño y la niñera que lo vio se lo contó al rey, este se escondió una noche y se dio cuenta del engaño. Cogió a la madrastra y a su hija y las desterró, cuando salió la bruja del país se rompió el hechizo y el corzo volvió a ser un joven A partir de ese momento todos fueron totalmente felices.